Los 4 errores más comunes al criar un gato

Tips para cuidar de un gato bebé

¿Se te cae la baba cada vez que ves a tu gatito y te apetecería estar acariciándolo todo el día? Si es así, es probable que en vez de estar educándolo, caigas en un error muy común entre los dueños de estas mascotas, que es malcriar a tu gato. Para que disfrutes de tu mascota como ambos os merecéis y que la convivencia sea lo más llevadera posible, es necesario que sigas estos consejos para educar a un gato bebé y que evites, por lo tanto, los errores más comunes que a veces cometemos al criar un gato.

¿Cómo NO debemos criar a los gatos?

Los gatos son animales cariñosos, independientes, inteligentes y divertidos, por ello, no debería costarte demasiado educar a tu pequeño gatito desde el momento en que llegue a casa.

Sin embargo, existen varios errores típicos en la crianza de los gatos que debemos evitar si no queremos que su educación se nos escape de las manos, y que sea demasiado tarde para intentar enmendar nuestros errores.

Primer error: Creer que un gato es igual que un perro

Que sean animales domésticos al igual que los perros, no es motivo suficiente para pensar que los gatos son iguales que los canes. Y es que, de hecho, son totalmente opuestos en carácter y en conducta.

Los gatos son animales de naturaleza solitaria que adoran pasar largos ratos a solas sin que nadie los moleste. Sin embargo, los perros precisan estar acompañados, y no suelen buscar esos momentos de soledad que tanto adoran los gatos.

En este sentido, y cuando el gato quiere compañía, será el mismo quien acuda a buscarla, y no deben ser sus dueños los que acudan constantemente a él a darle mimos y atenciones.

Segundo error: No desparasitarlo ni vacunarlo

Son muchas las personas que acogen a gatos en casa y piensan que, al convertirse éstos en animales domésticos, no es necesario vacunarlos ni que pasen un periodo de desparasitación periódica.



Pues bien, como es obvio, esto es un error, y además, un error muy grave que puede poner en serio riesgo la salud de nuestra nueva mascota, pero que también puede afectar a la salud de todos los que conviven en la misma casa con ese gato.

Aunque el gato no salga a la calle, sus dueños siempre han de contar con el calendario de vacunación obligatorio para estos animales, y ponerle las vacunas en el momento en el que le correspondan.

Tercer error: Permitir el sobrepeso

Como si de un bebé se tratase, son muchos los dueños de gatos que piensan que cuanto más den de comer a sus mascotas, éstas más les querrán y también lucirán más hermosas y saludables.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad...Hay que tener siempre muy presente que la obesidad es una condición que genera muchos peligros para la salud de nuestros gatos, ya que el animal puede desencadenar enfermedades muy graves como la diabetes y otras enfermedades que reducen drásticamente su esperanza de vida.

Cuarto error: No evitar que traguen bolas de pelo

Aunque la mayoría de las personas que tienen gato suelen llevar su alimentación de una forma adecuada, y siguiendo siempre las pautas que les da el veterinario. Sin embargo, esto mismo no sucede con la ingesta de bolas de pelo por parte de nuestras mascotas.

Hay que tener en cuenta que los gatos que tragan mucho pelo pueden desencadenar graves problemas digestivos que, a su vez, ponen en serio riesgo su vida.

Para evitar que tu gato trague bolas de pelo, compra siempre un pienso adecuado para prevenir los problemas que causa la ingesta de pelo en tu mascota.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Autor

Carolina Ferreiro

Carolina Ferreiro

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Mi vocación es contar noticias y transmitir información útil y relevante para los demás. En el día a día disfruto con todos los temas que están relacionados con el mundo animal, especialmente con los gatos y sus cuidados.


167 artículos

Carácter del gato exótico

Son gatos muy dulces y afectuosos. Tienen muy desarrollado el instinto de caza, aunque no necesita mucho espacio para vivir, por lo que es aconsejable ...