¿Por qué maúllan los gatos?

Razones por las que un gato maúlla

Los maullidos forman parte del lenguaje de los gatos. Como ellos saben que dependen de nosotros en cuestiones de alimentación y cuidados, maullar es su forma más directa de llamar nuestra atención. Ahora que sabemos por qué ronronean los gatos -otro aspecto fundamental en el lenguaje verbal de los gatos- vamos a descubrir por qué maúllan los gatos, una duda bastante frecuente entre los amantes de los felinos.



Diferencia los diferentes maullidos

Significado del maullido de gato

Si tu gato maúlla puede ser por diversas razones, desde falta de atención, hambre o malestar. Bajo ningún concepto debemos reñirles, puesto que ellos sólo intentan comunicarse con nosotros y se sentirán mal si les rechazamos. A continuación descubrirás todo lo que necesitas saber sobre los sonidos de los gatos; en concreto, los maullidos.

¿Por qué maúllan los gatos bebé?

1. Saludo

Nuestro gato se alegra de vernos y nos muestra su cariño con un saludo. ¡Son maullidos amistosos!

2. Malestar o dolor

Si nuestro gato maúlla mucho o cada vez con más frecuencia -siendo que antes no lo hacía- es posible que nos esté avisando de que algo no va bien. Acude al veterinario para descartar cualquier dolencia.

3. Hambre o sed

¿Te has fijado si su comedero o bebedero están llenos? Los gatos son un tanto maniáticos y sienten predilección por los cuencos repletos de comida.

4. Reclamo de atención

Tu gato maúlla con insistencia porque le apetece jugar, quiere mimos y caricias y, en definitiva, intenta llamar nuestra atención.

5. Celo

El maullido insistente es uno de los síntomas de la gata en celo que debes conocer para tomar las medidas pertinentes (en el caso de que no quieras que tu gata esté embarazada a corto plazo)

6. Se ha quedado atrapado

Si estamos en una habitación de la casa o andando por la calle y oímos a un gato maullar de forma lastimera... es posible que se haya quedado encerrado y esté pidiendo ayuda.

7. Gatitos sin madre

Cuando los gatos bebés son separados de su madre antes de los dos meses de rigor, se pasarán días y días maullando por la falta de ésta.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Autor

Olga Jordán

Olga Jordán

Graduada en Periodismo por la Universitat Jaume I de Castellón, colaboro ocasionalmente como redactora de contenidos en Mundogato.net.


1 artículo