¿Por qué mi gato me mira fijamente?

¿Por qué mi gato me mira fijamente y maúlla?

Su mirada enigmática y penetrante es parte de su encanto y debes saber que cuando tu gato te observa atentamente, sin pestañear, intenta comunicarse contigo. Sus ojos increíbles son una “herramienta” más de expresión y, aunque no es sencillo, es importante que entiendas lo que te está queriendo decir. ¿Quieres entender el comportamiento de tu gato al 100%? Entonces no dudes en seguir leyendo.



¿Por qué mi gato me mira fijamente y maúlla?

¿Por qué tu gato te mira fijamente a los ojos?

Esa mirada fija no siempre es igual y tendrás que aprender a diferenciar cada uno de sus matices. Algunos ejemplos:

  • Tu gatito te persigue por toda la casa y cuando le haces caso, clava sus ojos directamente en los tuyos. Algo le falta y ésa es su manera de decírtelo: ¿Agua en su cuenco? ¿Es su hora de la cena y aún no se la has puesto? Esta mirada no es un comportamiento extraño propio de tu gato: solo está intentado captar tu atención (sobre todo si la mirada fija va acompañada de maullidos inexplicables).
  • Notas que está alegre pero te mira fijamente. Simplemente lo hace porque hay algo novedoso que le llama la atención (en ti o en tu entorno). Un bolso grande y llamativo, el secador en tu mano mientras te arreglas el pelo, una conversación telefónica diferente (triste o contenta…) Recuerda que los felinos son muy observadores y su percepción sensorial es altísima.  Cualquier “novedad” llamará su atención y hará que fije en ti su mirada felina.

  • Intenta imponerse. Mantener la mirada suele ser, en ocasiones, su forma de retar a un posible oponente. Suelen hacerlo frente a otros animales (especialmente durante el celo de los gatos), pero estate atenta si ves otros síntomas de una posible conducta agresiva (te bufa, enseña los dientes, agacha las orejas…). En estos casos, mejor desviar tú la mirada.
  • Te mira porque te observa con cariño. A veces los gatos, se quedan con la mirada fija en ti y, puedes ver como cada cierto tiempo se le van cerrando los ojitos. Tu gato te quiere. Está tranquilo, a gusto y relajado… te mira porque se siente protegido y te observa con la mejor intención del mundo, quizá pensando ¡soy un gato con suerte!
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No