7 consejos para vivir con un gato siendo alérgico

¿Tengo un gato de raza?



¿Has notado que cuando pasas tiempo en casa con tu gato tienes algunos síntomas de alergia como rinitis, eczemas en la piel, conjuntivitis, urticaria o mucha tos? Si es así, es probable que seas alérgico a los gatos. En la mayoría de los casos, casi el 90%, cuando el dueño de un gato es diagnosticado de alergia a este tipo de animal, lo más frecuente es que ambos no se separen y continúen viviendo juntos en el mismo hogar. Sin embargo, si te han diagnosticado una alergia a los gatos y tienes en casa uno de estos animales, debes tener en cuenta algunos consejos y tomar precauciones para que tu alergia no se agrave, y puedas continuar viviendo con tu mascota sin poner en riesgo tu salud.

Cómo convivir con tu gato si eres alérgico

Lo primero que has de saber si te han diagnosticado un alergia a los gatos es que, en la mayoría de los casos, la alergia no viene causada por el pelo del animal, sino más bien por otros fluidos y secreciones corporales del gato, como por ejemplo, la saliva, la orina, o las secreciones que expulsan estos animales a través de las glándulas sebáceas.

  1. Tener siempre la casa bien ventilada. La ventilación es una medida esencial para que tu gato y tu podáis convivir en el mismo hogar sin que se agraven tus problemas con la alergia. Tanto si es invierno como si es verano, has de procurar tener las ventanas abiertas durante un par de horas a lo largo del día, para facilitar la entrada de oxígeno y purificar así el ambiente.
  2. No le dejes entrar en tu dormitorio. Aunque hayas sucumbido a seguir conviviendo con tu gato tras ser diagnosticado de alergia, has de llevar mucho cuidado con las estancias que frecuenta tu mascota a partir de ahora. En este sentido, tu dormitorio debe ser un lugar completamente vetado para el gato, y debes impedirle el paso.
  3. Visitas medicas. Una vez que hayas sido diagnosticado de alergia a los gatos debes intentar acudir, al menos una vez al año, a la consulta de un especialista como el neumólogo o el alergólogo. De esta forma te asegurarás que tu alergia está bien controlada y tratada.
  4. Quita todas las alfombras. Las alfombras y tapicerías de una casa son un foco muy potente de concentración de ácaros y pelos de los animales. Por ello, si eres alérgico a los gatos, deberías ahora renunciar a tener alfombras en casa, especialmente aquellas que son de lana o de pelo largo.
  5. Baña a tu mascota. Si has sido diagnosticado de alergia a los gatos, has de saber que el baño de tu mascota debe ser ahora más frecuente que antes. En este sentido, es recomendable que lo bañes una vez a la semana, para reducir así los alérgenos que son transportados por el aire.
  6. Esteriliza a tu gato. Actualmente muchos expertos aconsejan esterilizar a los gatos que conviven en una misma casa con personas alérgicas. Y es que, según se ha podido comprobar, los gatos esterilizados suelen provocar reacciones alérgicas menos intensas que los gatos sin esterilizar.
  7. Cepillado frecuente. En la mayoría de casos de alergia a los gatos, no es pelo de estos animales los que provocan las reacciones alérgicas, sino una proteína alergénica que se acumula en el cuero cabelludo de estos animales.

Si quieres evitar que tu gato expulse esta proteína a través de la caspa, has de procurarle un buen cepillado diario, así evitarás que el cuero cabelludo de tu mascota pueda generar escamas de sequedad.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Autor

Carolina Ferreiro

Carolina Ferreiro

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Mi vocación es contar noticias y transmitir información útil y relevante para los demás. En el día a día disfruto con todos los temas que están relacionados con el mundo animal, especialmente con los gatos y sus cuidados.


167 artículos