3 pautas para elegir la mejor alimentación de tu gatito

La mejor comida para cachorros de gato

Un gato bien alimentado es, en definitiva, un gato sano y feliz. Por este motivo, los veterinarios y amantes de estos animales recomiendan elegir la mejor comida para tu gato en base a su edad y características físicas. ¿Pero qué ocurre con los gatos bebés? ¿Cuál es el mejor alimento para gatos bebés? Sigue leyendo y descubre las pautas para elegir la mejor alimentación de tu gatito. ¡Son más sencillas de lo que crees!

En el mercado podemos encontrar infinidad de piensos y alimentos de lata que contienen los nutrientes esenciales que nuestro gato necesita para estar bien alimentado. Sin embargo, muchas otras personas se decantan por la recetas de comida casera para gatos, especialmente, durante los primeros años de vida de su mascota. ¿Cuáles son las pautas que debemos seguir cuando elegimos la comida de nuestro gatito?

Pienso para cachorros de gato

Si tenemos un gato cachorro (con menos de un año de vida) es importante saber elegir la comida que más le conviene ya que, durante esta etapa, el animal está creciendo y desarrollando muchas de las capacidades que empleará cuando sea adulto.

El pienso es un alimento ideal para los gatos cachorros, porque les aporta todos los nutrientes necesarios para llevar a cabo un crecimiento y desarrollo correctos. La mayoría de piensos para gatos que encontramos actualmente en el mercado están formulados con altos niveles de proteínas y con múltiples minerales como calcio, magnesio, fósforo, hierro o zinc, muy necesarios también para que nuestro gato se desarrolle adecuadamente.

Además, la composición altamente proteica de muchos piensos para gatos cachorros, es muy indicada para ayudarles a desarrollar una dentadura fuerte, así como un sistema óseo sano.

Sin embargo, aunque el pienso es muy beneficioso para el gato cachorro, son muchos los gatitos que prefieren el olor y el sabor de la comida húmeda. En este caso, y para elegir de forma correcta la que más le conviene a nuestra pequeña mascota, es importante decantarse por una que contenga altas dosis de proteínas y minerales, y que nos asegure el correcto crecimiento de nuestra mascota.

Katho Menden || Shutterstock

Leche para gatos recién nacidos

Los gatos recién nacidos se alimentan de leche materna durante, aproximadamente, las ocho primeras semanas de vida. Sin embargo, si el animal ha sido separado de su madre antes de este periodo, es necesario continuar su alimentación a base de la mejor leche para gatos recién nacidos, ya que éste es el único alimento que puede digerir a su edad.

La mejor leche para gatos bebés es la leche sin lactosa, ya que este tipo de glucosa les resulta complicado de asimilar. Para ello, una buena alternativa es preparar leche casera con un vaso de leche de vaca sin lactosa, la yema de un huevo (que le aportará las proteínas que el gatito necesita) y una cucharada de crema de leche.

Esta leche se puede guardar durante unos días en la nevera, incluso, podemos congelarla para un uso posterior. Es conveniente que el gato cachorro se alimente de este tipo de leche hasta que le salgan los primeros dientes, y pueda masticar el pienso o la comida de lata con normalidad.

Comida casera para gatos bebés

Son muchos los veterinarios que recomiendan a los dueños de gatos bebés la ingesta de comida casera durante este periodo de su vida. Esta es, sin duda alguna, la mejor alimentación para gatitos. Una buena alternativa es preparar comida húmeda en casa, para asegurarnos que nuestra mascota está ingiriendo todos los nutrientes que necesita en la etapa de mayor crecimiento y desarrollo de su vida.

Una buena y equilibrada receta es el arroz blanco cocido con trozos de pollo. Para ello, debemos limpiar bien los trozos de carne para evitar que queden huesos, y cocerlos junto a un puñado de arroz. Una vez preparados podemos triturarlo hasta que consigamos una textura en forma de masa, que el gato bebé podrá tomar de forma fácil y segura.

Asimismo si le preparamos pescado, es conveniente que éste sea siempre cocido, y que evitemos darle al gato bebé pescados de lata como las sardinas o el atún.