Cómo inspirarte para ponerle nombre a tu gato

Escoger nombre para tu gato

Cuando adoptamos a un gato y pasa a formar parte de nuestra vida, le ponemos un nombre. Es un paso natural que no solo tiene una función práctica -ya que así podrás llamarle y referirte a él al hablar con alguien-, sino también emocional.

Los nombres expresan ideas, sentimientos y deseos. Y un pequeño gatito es un compañero en quien depositamos nuestro afecto e ilusión, por lo que es importante ponerle un nombre que signifique algo para nosotros. A continuación te damos unas claves para que puedas escoger el nombre ideal para tu gatito.

Ideas prácticas para inspirarte al escoger el nombre de tu gato

Tanto si vas a ponerle un nombre ya existente como uno que inventes para él, puedes fijarte en muchos aspectos a la hora de escoger el nombre de tu gato. Aquí van unos cuantos:

  • Según el significado del nombre. Si has elaborado una lista previa de nombres para gatos, puedes fijarte en su significado. Así, la idea que encierra puede ser la clave que incline la balanza hacia ese u otro nombre. Por ejemplo, el nombre Noel puede ser perfecto si tu gatito te lo ha regalado alguien muy especial y este hecho significa mucho para ti, ya que su origen es hebreo y significa literalmente “regalo”.
  • Según la raza de tu gatito. Existen infinidad de razas de gatos, cada una con sus características físicas y de carácter, con las que algunos nombres irán más acordes que otros. Si tienes una gata de raza Mau egipcio, probablemente el nombre Bastet -la diosa egipcia con cabeza de gato- sea una opción muy acertada; y si es macho podrías llamarlo Ramsés. En cambio, si tienes un gatito de raza Sphynx, con su inconfundible aspecto sin pelo, podrías llamarlo Seda -por su tacto suave y sedoso-, Trenzas, Arrugui o Calvin, dándole un cariñoso toque de humor a su nombre y poniendo a prueba tu imaginación. Si prefieres algo más serio, Milo sería un nombre muy elegante para un gato que, como el tuyo, parece una talla en mármol de una antigua diosa griega, como la Afrodita o Venus de Milo.
  • Según su aspecto. Puedes elegir un nombre u otro para que encaje perfectamente con el look de tu minino. Por ponerte un ejemplo, si tu nuevo compañero tiene las orejas muy grandes en comparación con la cabeza, puedes llamarle Elfi (de elfo, ser fantástico de orejas puntiagudas), Dumbo (como el entrañable elefantito cuyas orejotas le embarcaban en más de una aventura) o, sencillamente, Orejitas. En cambio, si se trata de un gato de hocico muy chato que apenas sobresale de la cabeza, Chato o Chata podrían ser nombres ideales para él/ella.
  • En base a su carácter. Si vas a fijarte en el carácter o comportamiento de tu gato para ponerle nombre, lo mejor será que lo observes durante unos cuántos días. Que sea tímido, cariñoso, juguetón o perezoso se convertirá una pista para buscarle un nombre. ¿Qué te parece la idea de llamar Mansi a tu gatito si te das cuenta de que, muy manso él, nunca rechaza una caricia o un abrazo?
  • Buscando la originalidad. A veces lo más original para designar a un gato es elegir un nombre habitual, pero de persona. Roberto, Manuel, Rodrigo o Antonio pueden ser nombres de lo más original para un gato. Además, las caras de desconcierto de tus amistades cuando vean que llamas a un tal Paco y aparece en su lugar tu nuevo gato no tendrán precio.

Juguetes para el gato

Los gatos, a diferencia de los perros, son animales independientes a los que no tenemos que sacar de paseo. Son capaces de hacer sus necesidades en ...