8 beneficios de convivir con gatos



Las personas que viven con uno o más gatos en casa son capaces de enumerar una infinidad de beneficios que les aporta convivir con estos animales. Y es que, como cualquier otra mascota doméstica, los gatos son animales de compañía muy fieles y agradecidos con sus dueños.  Si estás pensando en llevar un gato a casa, y aun no tienes claro todas las cosas que este pequeño animal te podría aportar, no dudes en tomar buena nota de estos ocho beneficios que te aportará vivir con uno o más gatitos en casa.

¿Por qué es bueno convivir con un gato?

Convivir con un gato puede aportarte una infinidad de beneficios y ventajas. Sin embargo, antes de embarcarte en esta magnífica aventura, has de tener en cuenta que tener un gato es una decisión que comporta un alto nivel de responsabilidad y de compromiso para con tu nueva mascota.

1. Te dan cariño

Aunque tienen fama de ser unos animales de carácter muy independiente, lo cierto es que estas mascotas también pueden llegar a ser muy cariñosa. Es más, no te extrañe si tu gato se acerca a ti para pedirte caricias y arrumacos antes de irse a dormir cada día.

2. Se limpian ellos solos

A diferencia de otras mascotas, los gatos son animales muy limpios que precisan llevar a cabo su aseo personal cada día. Por ello, no será necesario que estés encima de la limpieza de tu mascota, excepto cuando quieras darle un baño más detallado con algún champú especial o con algún gel contra las garrapatas y otros parásitos.

3. Hacen sus necesidades en casa

Si cuando tienes un perro es necesario salir a la calle entre dos y tres veces al día para que éste pueda hacer sus necesidades, con los gatos, sin embargo, no es necesario llevar a cabo esta rutina. Y es que los gatos que desde cachorros se acostumbran a hacer sus necesidades en su arenero, no precisarán que sus dueños los saquen a la calle con este fin.

4. Ayudan a la salud cardiovascular

Según un estudio publicado por la Universidad de Minnesota, las personas que tienen gato tienen hasta un 30% menos de posibilidades de padecer una enfermedad del corazón. Esto quiere decir, por lo tanto, que tener un gato puede ayudarnos a proteger nuestra salud cardiovascular por más tiempo.

5. No hay ruidos en casa

A diferencia de lo que ocurre con otras mascotas domésticas, los gatos no son animales muy ruidosos. Por ello, la convivencia con ellos suele resultar muy fácil para sus dueños, ya que si lo que se busca es compañía pero lejos del estrés y del ruido, los gatos son los compañeros ideales en este sentido.

6. Menos ansiedad

Algunos estudios científicos llevados a cabo con gatos que conviven con personas han demostrado que estos animales son muy beneficiosos a la hora de reducir la ansiedad. Además, hay quienes sostienen que acariciar a un gato ayuda también a reducir la tensión arterial.

7. Se adaptan bien a cualquier espacio

Si tienes una casa pequeña o por el contrario, una casa demasiado grande, no habrá problema si decides tener un gato. Y es que estas mascotas se adaptan perfectamente a cualquier tipo de espacio.

8. Alejan la soledad

Los gatos son las mascotas perfectas para las personas que, por circunstancias de la vida, atraviesan largos ratos de soledad. Y es que, aunque se trata de animales muy silenciosos e independientes, hay que reconocer que su presencia en casa también hace mucha compañía a sus dueños, especialmente en los momentos de juego, o en aquellos momentos en los que se acercan para reclamar algo de cariño.