Toxoplasmosis en gatos: síntomas y tratamiento

Síntomas de la infección de orina de un gato

Los gatos pueden ser portadores de la toxoplasmosis, una enfermedad común que se transmite a los humanos, y que está provocada por un parásito llamado Toxoplasma gondii. Aunque se trata de una enfermedad que, en principio, es leve y no suele provocar síntomas, en algunos casos, sin embargo, puede resultar letal para personas que tienen un sistema inmunitario debilitado, o para los bebés que se encuentran en el vientre materno durante la gestación.

Precisamente, y porque el gato puede ser huésped definitivo de este parásito, es importante que las personas que tengan un gato como mascota, tomen todas las precauciones oportunas para que el animal no padezca esta enfermedad.

Además, la Toxoplasmosis es una de las enfermedades más comunes de los gatos de la que se pueden infectar tanto animales herbívoros como carnívoros, por lo que los seres humanos podemos sufrir la infección por este parásito a través de la ingesta de algunos alimentos como la carne cruda, las verduras, los huevos o la leche.

4 signos de toxoplasmosis en los gatos

Al igual que nos ocurre a los seres humanos, cuando se transmite la toxoplasmosis en gatos, en principio no se suele manifestar síntomas que delaten la presencia de este parásito. Es por ello que en las fases iniciales de la enfermedad, es muy complicado detectar si un gato está infectado o no.

No obstante, para saber si nuestro gato ha contraído o no la Toxoplasmosis, es conveniente observar si presenta algún tipo de síntoma que pueda hacernos sospechar este diagnostico. Aunque hay que señalar que los gatos domésticos que no cazan aves o animales roedores, y que no estén en contacto con las heces de otros animales, es muy difícil que se contagien de Toxoplasmosis.

En este sentido, los gatos que establecen un contacto directo con el virus, suelen sufrir en su intestino la presencia de unos huevos que se conocen como ooquistes, y que el animal suele eliminarlos en un periodo aproximado de unos veinte días.



Por ello, uno de los principales síntomas que suelen experimentar los gatos infectados con este parásito suele ser la diarrea frecuente , aunque también pueden darse casos de gatos que presenten cuadros de fiebre alta, falta de apetito, incluso, dificultad para respirar.

Sin embargo, y como la mayor parte de los casos suelen cursar sin síntomas, lo más recomendable en caso de que sospeches que tu gato tiene Toxoplasmosis, es que lo lleves a tu veterinario de confianza, y que éste le practique un análisis de sangre para poder confirmar el diagnóstico.

Tratamiento de la toxoplasmosis en los gatos

Los gatos que son diagnosticados del parásito Toxoplasma gondii suelen precisar, en primer lugar, una dosis de antibióticos adecuada para poder eliminarlo de su organismo.

El antibiótico más común utilizado por los veterinarios hoy en día para tratar la Toxoplasmosis es la clindamicina, a dosis de entre 8 y 15 mg por kilo de peso del gato, y que deberá ser ingerida cada ocho horas por vía oral, durante un periodo de un mes.

Asimismo, muchos veterinarios optan por combinar la clindamicina con otros antibióticos del grupo de las sulfamidas (trimetropima-sulfonamida), a dosis de 15 mg por kilo cada ocho horas, y durante un periodo de un mes.

Para poder tratar los síntomas asociados a la Toxoplasmosis, se suelen utilizar otro tipo de fármacos específicos, y dependiendo de los órganos que hayan sido afectados por esta enfermedad, lo más frecuentes son: daños neurológicos, problemas gastrointestinales, problemas respiratorios, incluso, inflamación de los ojos.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No