¿Qué sabes sobre la psicología felina?

Son millones los hogares de todo el mundo que cuentan con un gato como mascota. Sin embargo, antes de adoptar uno de estos animales, es preciso conocer a fondo cuáles son los rasgos más característicos que definen su comportamiento, así como la forma que tienen de vivir junto a los humanos. Al igual que ocurre con las personas o con otros animales, los gatos no tienen un carácter completamente tipificado, sino que cada mascota tiene su propia personalidad y unos rasgos propios que lo hacen único e irrepetible. Así pues, si quieres saberlo todo sobre la psicología felina y descubrir los rasgos de comportamiento más comunes de tu gato, te animamos a que sigas leyendo.

Las razas de gato más raras del mundo

Ekaterina Kolomeets || Shutterstock

Guía para entender el lenguaje de los gatos

Aunque cada gato es un mundo, sí existen ciertas pautas de comportamiento en la psicología felina. Conocerlas es vital para que la relación con tu mejor amigo sea de lo más compenetrada.

Rasgos comunes en el comportamiento de los gatos

Se dice que los gatos son animales muy independientes, algo curiosos, que les gusta mucho dormir, y que poseen una admirable destreza física que les permite saltar, correr y trepar hasta los lugares más insospechados.

Son muchos los que piensan que los gatos son animales domésticos con una abrumadora inteligencia, que puede superar a la de cualquier otra mascota. Además, a diferencia de los perros, el gato no ve a sus dueños como si fueran sus padres, y sólo los reclama cuando tiene hambre o cuando requiere cualquier otro tipo de atención.

Las personas que tienen gato han de aprender, desde el principio, cómo deben tratarlo y comprender, además, que estos animales precisan de su propio espacio, y que en muchos momentos del día prefieren la soledad a la compañía.

Los gatos, además, son animales nerviosos y algo asustadizos frente a los ruidos o frente a otros fenómenos que no conocen. Sin embargo, son los animales ideales para viajar, ya que son capaces de aguantar muchas horas en su trasportín sin quejarse y sin emitir sonido alguno.

Comprender el idioma de los gatos

Rasgos específicos en el lenguaje de los felinos

Aunque los gatos tienen una serie de rasgos comunes que definen de forma global su personalidad, la psicología felina ha etiquetado también a los gatos en función de una serie de rasgos específicos.

Sin embargo, los estudiosos de estos animales han determinado que, el principal factor que influye directamente en el carácter de un gato es el grado de socialización que éste ha establecido con las personas. Por este motivo, los gatos que se relacionan con los humanos antes de las nueve semanas de vida, son animales más sociables y menos asustadizos que los gatos que entablan relaciones con los humanos a partir de la edad adulta. Conocer este detalle es vital a la hora de educar a un gato bebé durante dichas semanas de vida.

es-posible-que-a-tu-gato-le-guste-ver-la-tele

¿Cuál de estos perfiles define mejor la personalidad de tu gato?

1.) El gato tímido: Hay gatos que son más tímidos, y que les cuesta mucho más entablar relaciones cercanas con los humanos o con otros animales. Por lo general, un gato tímido suele establecer un periodo prolongado de distancia y le gusta, además, observar todo lo que ocurre a su alrededor desde un rincón de la casa.

Los primeros encuentros con los gatos que son más tímidos es preciso hacerlos desde la distancia y dejar, poco a poco, que el animal se vaya acercando a sus invitados, sin forzarlo. Además, este tipo de gato requiere que sus dueños le traten con serenidad y con cuidado, ya que si se traiciona su confianza, luego será muy difícil volver a recuperarla.

2.) El gato extrovertido: Este tipo de gato no se suele retrotraer cuando llegan nuevos invitados a casa y se deja acariciar por ellos desde el primer momento. Los gatos extrovertidos son más curiosos, más activos y disfrutan mucho jugando con los niños. Sin embargo, y a pesar de ser extrovertidos, no olvides que son gatos, y que a estos animales no les gusta que les agobien. Siempre prefieren tomar la alternativa, y ser ellos mismos los que se acerquen de forma voluntaria a los demás.