Principales cuidados en la esterilización de los gatos

Cómo cuidar a tu gato después de la esterilización

¿Tu gato acaba de pasar por el proceso de esterilización? Entonces estará dolorido y más sensible y/o quisquilloso de lo habitual. No te alarmes: este cambio de comportamiento es totalmente normal después de castrar a tu gato y se prolongará durante unos cuantos días más. Sin embargo, y aunque sea un proceso rutinario, debemos conocer los principales cuidados en la esterilización de los gatos para que su postoperatorio sea lo más llevadero posible. Si los cuidados de un gato son importantes como norma general, durante esta etapa adoptarán una dimensión crucial.

cuidados-postoperatorios-esterilizacion-gatos

Cuidados postoperatorios en la esterilización de gatos

Tu gato ha vuelto a casa después de ser castrado. ¿Cuáles son los principales cuidados tras la esterilización de la gata? ¿Y los cuidados de esterilización del gato macho? Presta especial atención:

1. Proporciona un entorno tranquilo

Prepara una cama para tu gato en algún lugar tranquilo de la casa. Las toallas limpias y mullidas no pueden faltar. Procura que tanto la comida, como el agua y el arenero estén al alcance de tu gato. Uno de los cuidados después de castrar a un gato es que éste apenas tenga que moverse para cubrir sus necesidades más básicas. Debemos facilitarle la labor.

2. Cuidado con su alimentación

Aunque los gatos pueden seguir comiendo tras la operación, deben hacerlo en proporciones mucho más pequeñas. Por este mismo motivo tendrás que vigilar su alimentación y procurar que coma lo justo y necesario. Después del postoperatorio es necesario que te replantees un ligero cambio en los hábitos alimenticios de tu felino.

Descubre todo lo que necesitas saber sobre los piensos para gatos; en concreto, el pienso para gatos esterilizados. Los gatos castrados tienen tendencia a engordar tras la operación, así que si queremos que su salud se mantenga intacta tendremos que empezar a considerar otras opciones.

3. Vigila sus movimientos y reacciones

Una cosa debes saber: el gato no puede lamerse la herida bajo ningún concepto. Podría quitarse los puntos y provocar una hemorragia, así que uno de los cuidados al castrar un gato más importantes es que adquiramos un collar isabelino para gatos y vigilemos las acciones de nuestro felino.

Pero no solo tendrás que controlar el comportamiento de tu gato; también la correcta cicatrización de la herida y los posibles -aunque poco habituales- efectos secundarios de la anestesia (vómitos, diarrea, fiebre…)

4. Presta especial atención a la higiene

Si la higiene es muy importante para los gatos, durante el postoperatorio adquiere una dimensión estratégica. Dado que los gatos no pueden lamerse la herida por razones obvias -y es posible que se pongan algo nerviosos al no poder efectuar sus labores de limpieza habituales- tendrás que ayudarlos.

5. Controla la medicación de tu gato

El cuidado tras la esterilización de tu gato más importante es, sin lugar a dudas, el concerniente a la medicación. El veterinario recetará una serie de antibióticos y anti inflamatorios que tendrás que administrar a tu gato, ya sea en pastilla o en dosis líquidas. Presta especial atención a los horarios y a las tomas.