La adaptación de un gato adoptado

El periodo de adaptación de los gatos adoptados

Tú, que siempre has querido tener un gato en casa, has apostado finalmente por la adopción. Sin embargo, has de saber que la adaptación de un gato adoptado no siempre es un camino fácil, especialmente cuando el felino ya es adulto y tiene su propia historia detrás -no demasiado amable, en la mayoría de los casos-. Por lo tanto, conocer las principales etapas de la adaptación del gato al nuevo hogar y saber actuar en consonancia será vital para conseguir nuestro objetivo: que nuestra nueva mascota sea feliz.

Adaptación de un gato adoptado al nuevo hogar

La adaptación de un gato al nuevo hogar: Pasos a seguir

Aunque la adaptación de un gato adulto al nuevo hogar pueda ser más complicada que la adaptación del gato bebé, ambos casos guardan similitudes que debemos conocer y llevar a cabo para que la adaptación del gato adoptado sea lo más favorable posible. Piensa que los posibles problemas de adaptación en los gatos son completamente temporales. Al fin y al cabo, no olvides que tanto tú como él os necesitáis mutuamente.

1. Averigua su pasado

Lo primero que has de hacer en el proceso de adaptación de un gato adoptado es indagar sobre su pasado. ¿Tuvo algún dueño anteriormente? ¿Llegó al refugio de animales cuando era un bebé? ¿Ha sufrido algún tipo de maltrato o experiencia traumática? Sabiendo esto, te será mucho más fácil identificar el foco de sus posibles problemas y actuar en consonancia para erradicarlos. ¿Un consejo? La paciencia, el tiempo y el cariño serán sumamente importantes.

2. Facilita la aclimatación de tu gato

Para la adaptación del gato bebé es aconsejable colocar un juguete o una prenda que le resulte familiar en su cesto. De esta manera tu gato no acusará tanto la separación de sus hermanos o su madre y su comportamiento será mejor. No olvides que el nuevo hogar será un “entorno hostil” durante los primeros días del proceso de adaptación de los gatos. ¡Hagámoslo sencillo!

3. Evita los ruidos y los sobresaltos

Para que la adaptación de un gato callejero en casa empiece con buen pie, es conveniente que durante el primer día no haya ruido, ni ajetreo, ni estridencias. Si va a convivir con más animales, ya sean gatos o perros, lo más inteligente es mantenerlos separados durante unos días. De esta manera podrán olfatearse mutuamente antes de la gran presentación.

4. Dale su espacio

La adaptación del gato al nuevo hogar comienza en una única habitación. Me explico: los gatos asimilan mejor el traslado cuando colocas todas sus cosas en un cuarto y dejas que sean ellos mismos los que exploren el espacio. Deja que tu gato se mueva libremente por la casa… y a su ritmo.

5. ¡Juega con él!

Pero siempre respetando su espacio y su estado de ánimo. Si te acercas a acariciarlo o le tiendes un juguete y notas que no está muy por la labor… lo más inteligente es no forzar la situación. Eso sí, juega con él cada vez que parezca dispuesto. Cuando tu gato adoptado haya conseguido adaptarse, será él quien te busque.

Alimentos prohibidos

Al igual que le ocurre a las personas hay ciertos alimentos que le pueden sentar mal a nuestro gato y que, por lo tanto, tenemos ...