Guía para viajar con tu gato

¿Has planificado un viaje y no tienes más remedio que llevarte a tu gato? No te preocupes, actualmente existen muchos métodos y fórmulas para viajar con tu mascota de forma segura en cualquier medio de transporte. En esta guía te explicamos los pasos que debes seguir para que el viaje con tu gato resulte todo un éxito.

Viajar en coche

Los felinos en general, y los gatos en particular, suelen ser muy reticentes a viajar en coche debido a que sufren constantes mareos en este medio de locomoción. Sin embargo, existen numerosos trucos para que puedas viajar en coche con tu mascota y que ésta se sienta lo más cómoda y segura posible.

Uno de ellos, es recurrir al uso de feromonas o sedantes, que son fármacos muy eficaces a la hora de evitar el mareo en los gatos. Para ello, antes de viajar, es necesario que acudas a tu veterinario de confianza para que él pueda recetarte un sedante ligero apto para estos felinos. También se recomienda vaporizar el coche, unas horas antes del viaje, con spray de feromonas, ya que estas hormonas consiguen que el gato se encuentre más relajado en el interior del vehículo durante el viaje.

También se recomendable colocar el trasportín del animal en el suelo, alejado de la fuente principal de calefacción del coche, y en una zona que esté correctamente ventilada. Colocándolos en el suelo, evitamos que puedan observar por las ventanillas y con ello, evitaremos< el mareo.

En cuanto a la comida que debes dar a tu gato antes de viajar, los veterinarios recomiendan ofrecerle su ración habitual. Tampoco es conveniente introducir ningún cambio en su dieta unos días antes del viaje, para evitar que el nuevo alimento pueda causarle cualquier malestar de tipo gástrico o intestinal.

Viajar en avión



Si el medio de transporte elegido para tu viaje es el avión, deberás tener en cuenta unas cuantas pautas antes de iniciar tu viaje.

A la hora de reservar el billete, hay que informar a la compañía de que llevaremos a nuestra mascota en ese viaje. En general, si el gato pesa menos de seis kilos, podrá viajar en la cabina del avión con nosotros, y tendremos que colocar su trasportín en el suelo, justo debajo de nuestro asiento.

En caso de que el peso de tu gato supere los seis kilos, es probable que la compañía aérea con la que vas a viajar te obligue a facturar el trasportín con tu gato dentro. En este caso lo enviarán a la bodega del avión, al igual que los equipajes y el resto de carga.

Si vas a viajar fuera de la Unión Europea, tu mascota precisará de un pasaporte para poder hacer el viaje. En este documento figuran todas las vacunas que se le han administrado a tu mascota y se certifica, además, su buen estado de salud. Se solicitará que el gato tenga puesta la vacuna de la rabia, como máximo, un mes antes de emprender el viaje.

Viajar en tren

Para viajar en tren por España, Renfe obliga a que el animal cuente con las condiciones higiénico-sanitarias y de seguridad previstas en la legislación vigente. En este caso, sólo se admiten gatos y pequeñas mascotas cuyo peso no supere los 10 kilos.

Además, el gato deberá viajar siempre en una jaula o trasportín cuyas dimensiones máximas sean: 60 x 35 x 35 centímetros, y que éste disponga de un depósito para poder contener y retirar los residuos del animal con facilidad.

Si viajamos en clase preferente, nuestra mascota no tendrá que pagar precio alguno por el viaje. Sin embargo, si lo hacemos en turista, tendremos que pagar por el viaje de nuestro gato un 25% del precio total de nuestro asiento.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Orígenes del gato exótico

El gato exótico es una raza de gato relativamente reciente. Sus orígenes hay que situarlos en la década de los sesenta, siendo un cruce de ...