El baño para gatos

¿Cómo bañar un gato?

Dado que es mucho más sencillo bañar al gato bebé que bañar a un gato adulto por primera vez, es conveniente que lo acostumbremos desde bien pequeño. Porque sí, los gatos se bañan -e incluso pueden llegar a disfrutar del proceso- pero solo si les hemos habituado durante su etapa de socialización felina. Y es que los gatos bebés se muestran mucho más receptivos ante las enseñanzas de sus dueños durante los dos primeros meses de vida. Por ello, si acostumbramos a nuestra mascota al baño para gatos -teniendo en cuenta, eso sí, a qué edad se puede bañar un gato por primera vez- tendremos un largo camino recorrido.

puedo-banar-a-mi-gato

¿Cómo bañar a un gato?

¿Pero cómo bañar al gato por primera vez? ¿Cómo bañar a un gato sin que rasguñe? Aunque no podemos prometer milagros -el temperamento y el comportamiento de cada gato es un mundo- sí podemos explicarte estos consejos para bañar a tu gato con éxito. Porque una cosa está clara: la higiene del gato es primordial, y aunque ellos tienden a lamerse cada dos por tres… una pequeña ayuda por nuestra parte nunca viene mal.

  1. Utiliza las mejores ideas de juguetes caseros para gatos para distraer a tu felino antes y durante el baño. Es importante que los gatos consigan asociar el momento del baño con la diversión. ¿Un consejo? Escoge el momento del día en el que tu gato esté más tranquilo.
  2. El baño de tu gato ha de ser sinónimo de tranquilidad. Actúa con normalidad, como si no fuera contigo la cosa. Háblale con suavidad, acarícialo, no te enfades con él. Te aseguro que si te pones nervioso durante el proceso… él lo notará y se inquietará.
  3. A la hora de bañar al gato debes empezar por los pies, las patas… y detenerte si es necesario. Parar a tiempo antes de que nuestro gato se enfade es lo más inteligente que podemos hacer. Si está tranquilo, entonces seguiremos con el cuello, el cuerpo y la cola.
  4. Emplea un champú especial para gatos. Uno tradicional, como el que podemos usar tú y yo, podría ser tóxico para el felino.
  5. Presta especial atención a los ojos, la nariz, la boca y las orejas del gato. Son lugares muy sensibles y propensos a infecciones.
  6. Cuando terminemos de bañar a nuestro gato enjuagaremos el champú con sumo cuidado. No puede quedar ningún rastro de gel en el pelaje del minino.

Carácter del gato somalí

Se trata de un gato inteligente, equilibrado y calmado, aunque también da muestras de un carácter alegre y juguetón. Es obediente, cariñoso y dócil, por ...