¿Cómo limpiar los ojos de un gato con conjuntivitis?

Higiene del gato con conjuntivitis

La conjuntivitis felina es una de las enfermedades más comunes de los gatos. La produce un agente patógeno, normalmente un virus, y requiere tratamiento veterinario que evite males mayores, incluida la pérdida de visión. Si tu gato la padece, debes extremar la limpieza de sus ojos, bien con suero fisiológico o bien recurriendo a una infusión de manzanilla. Así pues, ¿cómo limpiar los ojos de un gato con conjuntivitis de manera correcta? Presta especial atención.



Causas de ceguera en gatos

Consejos de higiene para un gato con conjuntivitis

Los síntomas evidentes de una conjuntivitis en tu gato son el lagrimeo en ambos ojos, que suele derivar en la formación de legañas cada vez más espesas y con aspecto mucoso o incluso purulento, y también los ojos irritados o rojizos. Es por esto que debes cumplir todas y cada una de las normas de higiene en los gatos retirar las legañas con cuidado y de la siguiente manera:

  • Ten todo preparado antes de proceder a la limpieza de los ojos de tu gato: la infusión o el suero fisiológico, gasas y guantes de látex que eviten posibles contagios. Si tienes todo dispuesto, te resultará más sencillo y tu gato se pondrá menos nervioso.
  • Si recurres a una infusión o haces tú el suero (agua hervida con un pellizco de sal), recuerda que debe estar a temperatura ambiente antes de aplicarlo.
  • Empapa la solución en una gasa limpia y ponla sobre uno de los ojos evitando presionar o restregar fuerte.
  • ¿Se puede limpiar los ojos de un gato con manzanilla? ¡Por supuesto! Una vez que el ojo quede bien impregnado, limpia, retirando las secreciones, pasando la gasa siempre del interior hacia el exterior, es decir, partiendo del lagrimal hacia afuera.
  • Si el gato tiene las legañas duras y muy pegadas, ten paciencia y deja que se reblandezcan. Tal vez necesites varias gasas y repetir la operación hasta que puedas retirarlas sin dañar el ojo.
  • Utiliza al menos una gasa para cada ojo, nunca la misma para ambos.

Repite esta operación siempre que veas que es necesaria por la acumulación de legañas y recuerda que tu gato, además de estos cuidados, requiere la visita al veterinario.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Autor

Mariola Báez Verdú

Mariola Báez Verdú

Licenciada en Ciencias de la Información con más de 10 años de experiencia en la redacción de contenidos digitales y especializada en la elaboración de artículos y reportajes relacionados con el cuidado de animales domésticos.


7 artículos