Descubre cómo puedes mantener la buena salud de tu gato

Cómo cuidar la salud de tu gato

Como bien apunta el dicho popular: “Más vale prevenir que curar”. Si quieres que tu gato se mantenga sano y no tener que visitar al veterinario más de la cuenta, lo mejor es seguir una serie de consejos para otorgar los cuidados para tu gato más adecuados.

El comportamiento y la actitud de nuestra mascota son señales clave para detectar si padecen algún problema de salud. Aunque estos animales son algo reservados por naturaleza, debemos comprobar que nuestro gato tiene ganas de comer y de jugar, y que descansa varias veces a lo largo del día. Si notas que se muestra agresivo, que deja de comer, o que orina en sitios de la casa donde antes no lo hacía, es importante que te mantengas alerta, ya que cualquier cambio en el comportamiento del gato podría denotar que esconde alguna enfermedad.

La mejor comida para tu gato

gvictoria || Shutterstock

Dieta saludable para tu gato

Elegir la mejor comida para tu gato es una de las claves fundamentales para que mantenga una salud óptima. Aunque los gatos aparentemente son animales poco amigos del agua, debes de procurar que siempre tenga a su disposición un recipiente grande de agua limpia y fresca, para que pueda acercarse a beber en cualquier momento que lo desee. Siempre es mejor servirle el agua en un recipiente de metal o de cerámica y evitar los platos de plástico, ya que el agua en estos recipientes puede adquirir un desagradable sabor.

Respecto a la comida, lo más importante es proporcionarle una dieta rica y equilibrada, basada sobre todo en un alto índice de proteínas que se pueden obtener de la carne o el pescado. Si optas por alimentación envasada, procura que ésta sea rica en proteínas de origen animal y que, además, contenga taurina, un aminoácido muy necesario en la alimentación de los gatos.

Cuidados básicos para la buena salud de tu gato

Si sospechas que tu gato ha podido contraer cualquier tipo de enfermedad, es conveniente que analices su estado físico y que descartes algunos síntomas que podrían delatar que tu mascota está enferma.

Si pasas la mano por el lomo de tu gato, lo ideal es que puedas palpar sus costillas con facilidad, y que éstas sólo estén recubiertas por una fina capa de grasa. Y es que la obesidad en los gatos puede acarrearles serios problemas de salud.

Africa Studio || Shutterstock

Salud bucal del gato

El cuidado de la boca es otro de los puntos clave para la buena salud de tu gato. Es importante que descartemos que nuestro gato tiene mal aliento, porque esto denotaría que puede padecer un problema del aparato digestivo.

Los dientes de tu mascota deben tener siempre un color blanco, sin sarro, y las encías deben mantenerse en un tono rosa claro. Por ello, los veterinarios recomiendan que cepillemos con frecuencia la boca de nuestro gato, usando un pequeño cepillo de dientes suave y una pasta dentífrica específica.

ANURAK PONGPATIMET || Shutterstock

Salud en el pelo del gato

La piel es otra de las partes del cuerpo que deberemos observar con frecuencia. Es normal que el color de la piel sea rosada o negra (esto variará en función de la raza de cada gato). Asimismo, el pelo debe mantenerse brillante y debemos comprobar que no contiene caspa ni pulgas.

Respecto a sus características faciales, un gato saludable tiene siempre los ojos brillantes y claros. Unos ojos que lagrimean de forma constante o están enrojecidos, podrían denotar algún tipo de enfermedad.

Lubava || Shutterstock

Salud en las orejas del gato

Además, las orejas de estos animales tienen que estar siempre muy limpias y sin cera, puesto que las normas de higiene en los gatos han de respetarse a rajatabla. Para ello, es preciso limpiárselas con relativa frecuencia, utilizando un bastoncito de algodón y un poco de agua.

Salud en la nariz de tu gato

Respecto a la nariz, ésta siempre debe estar húmeda y suave al tacto. Si notas que tu gato tiene la nariz reseca, le ha salido alguna costra, o gotea mocos en exceso, es conveniente que lo lleves al veterinario.

El miedo de los gatos a los ruidos

  Algunos felinos sienten miedo a los ruidos. La música alta, los petardos o cohetes pueden modificar su conducta y estresarlos. Para que no haya consecuencias ...