Cuidados especiales para gatos sordos

Al igual que nos ocurre a los seres humanos, los gatos también pueden padecer sordera, bien de nacimiento, o bien, una sordera adquirida durante algún momento de su vida y causada por algún accidente o un problema de salud. En ocasiones, muchas personas no son conscientes de que su mascota es sorda hasta que no han transcurrido unos meses desde que ésta vive en su casa. La mayoría de la veces, se puede detectar la sordera en el gato si se le llama por su nombre y éste no presta atención alguna a esta llamada. Por este motivo, se dice que la sordera es una discapacidad oculta y no una discapacidad visible como puede ser, por ejemplo, la cojera o la ceguera.

Una de las pruebas fundamentales para comprobar si nuestro gato es sordo, es hacer ruidos muy fuertes, y ver si el animal se asusta o reacciona ante ellos. Además, los gatos sordos suelen tener también un maullido muy fuerte, mucho más de lo común.

Cómo cuidar de un gato sordo

El hecho de que tu gato sea sordo no significa ni mucho menos que no te puedas comunicar con él. De hecho, existen muchas y variadas formas de establecer la comunicación con un gato sordo, como por ejemplo, encendiendo y apagando las luces de la casa cuando nos estemos acercando a nuestra mascota, o pisar el suelo fuerte para que éste detecte la vibración y sepa que nos estamos acercando.

Hay que tener en cuenta que, en ocasiones, los gatos pueden tener una sordera temporal debido a la acumulación excesiva de cera en las orejas, un problema que se soluciona fácilmente con una limpieza habitual del pabellón auricular del animal, y utilizando un bastoncillo de algodón.

Los gatos sordos necesitan, sobre todo, vivir en un ambiente seguro ya que como bien sabemos, todos los gatos tienen un instinto explorador muy marcado, pero en el caso concreto del gato sordo la falta de oído puede conllevar ciertos peligros cuando se dispone a explorar determinadas partes de la casa.



Con el objetivo de que no le asustes cada vez que entres o salgas de cualquier habitación de la casa, procura darle una suave palmadita o caricia cada vez que te vayas o que vengas. Y es que, los gatos sordos tienen muy desarrollado el sentido del tacto, y agradecen enormemente el contacto con sus dueños y demás miembros de su familia.

Intenta utilizar al máximo el contacto visual si tu gato es sordo, ya que puedes ayudarle en determinadas situaciones del día a día, si le enseñas algunos gestos emitidos propios del lenguaje corporal.

Precauciones en el cuidado de un gato sordo

Al carecer del sentido del oído, los gatos que padecen sordera están expuestos a una serie de peligros relacionados, principalmente, con el entorno en el que viven. Para evitar que pueda pasarle nada malo o que tenga cualquier tipo de accidente, los gatos sordos han de contar con una atención muy especial por parte de sus dueños.

Es obvio que un gato sordo que vive en una casa puede hacer una vida prácticamente normal, siempre y cuando se aparten de él todos los peligros que puedan ocasionarle un accidente y por supuesto, llevar especial cuidado cuando estos salgan de casa y caminen por la calle, ya que podrían ser atropellados, debido a que no pueden escuchar el tráfico.

Otro aspecto a tener en cuenta es, que si tu gato tiene diagnosticada una sordera genética, has de evitar que éste se reproduzca para que no pueda transmitir este defecto hereditario a su futura camada.

Juguetes para el gato

Los gatos, a diferencia de los perros, son animales independientes a los que no tenemos que sacar de paseo. Son capaces de hacer sus necesidades en ...