Cuidados de la gata después del parto

Consejos para cuidar a una gata tras el parto

Las gatas que acaban de dar a luz precisan de unos cuidados especiales que son esenciales para conservar su buen estado de salud y el de su camada de gatos bebés. Si tu mascota acaba de parir, esto son los cuidados de la gata después del parto que debes tener en cuenta. Ten en cuenta que, doce horas después del parto de tu gata, tu mascota necesita ser examinada por un veterinario. Dentro de este examen, tu veterinario de confianza explorará, entre otras partes de su cuerpo, el estado de su útero a través de una palpación, así como sus mamas comprobando, entre otras cosas, el color y la calidad de la leche materna.

¿Mi gata puede tener embarazo psicológico?

Cómo cuidar a tu gata después de parir

Ya has ayudado a tu gata a parir y la has llevado a su veterinario; ¿qué cuidados debes prodigar tras el parto de tu gata? Presta especial atención:

Toma su temperatura

En este sentido, una de las principales recomendaciones es tomar la temperatura de nuestra gata al menos una vez al día y durante toda la primera semana después de haber dado a luz. Y es que, cualquier subida brusca de temperatura (por encima de 40 grados) podría indicar la presencia de una infección tras el parto, y nuestra gata necesitaría en este caso acudir al veterinario de forma urgente. Saber si tu gata tiene fiebre te será de gran ayuda para evitar posibles complicaciones.

Vigila su alimentación

En cuanto a la alimentación, al igual que ocurre con los seres humanos, la ingesta de calorías mientras se está amamantando a los bebés de la camada se debe incrementar notoriamente. De hecho, los veterinarios recomiendan que la ingesta de calorías de una gata recién parida supere en un 300% la ingesta de calorías diarias que consume un gato normal.

¿No sabes cuántas veces come un gato? En conveniente saber que, a partir de la segunda semana después del parto, una gata debe comer tres veces al día, y asegurarnos de que así lo hace. Además, las gatas que generan poca leche necesitan una dieta especialmente rica en vitaminas del grupo B. Actualmente se pueden encontrar en el mercado diferentes tipos de pienso para gatos enriquecidos con proteínas y vitaminas esenciales para aportarle a la gata todos los nutrientes que necesita durante la lactancia.

Cómo saber si tu gato no te quiere

Observa a tu gata

En cuanto a los pezones de la gata, éstos también han de ser correctamente comprobados diariamente para evitar que se formen mastitis en sus glándulas mamarias. Cuando observemos que el pezón se torna de color rojo y se hincha más de lo normal, es probable que se haya taponado algún conducto, y que nuestra gata sufra mastitis.

Las gatas con mastitis pueden dejar de alimentar a sus gatitos debido al dolor que sufren en las mamas. En este sentido, debemos estar muy atentos porque si esto se produce es probable que tengas que cuidar de tu gato recién nacido alimentándolo de forma manual, con una leche especial para gatitos y un biberón o jeringuilla.

El flujo vaginal de la gata también es una de las cuestiones que ha de inspeccionarse durante los diez primeros días tras haber dado a luz. En principio, es normal que la gata expulse gran cantidad de flujo teñido de sangre, sin embargo, si esta descarga de flujo huele mal o dura más de diez días, es conveniente llevar a nuestra gata al veterinario para que le realice una exploración más exhaustiva.

Alena Ozerova || Shutterstock

Prepara un cómodo lugar para ella

Otra de las recomendaciones que deben seguir los dueños de gatas que acaban de parir es, precisamente, respetarles un lugar privado en la casa y libre de ruidos, en el que la gata pueda descansar y alimentar tranquilamente a sus crías tras el parto. Hay que intentar perturbar su tranquilidad lo menos posible, evitando tocar a los cachorros o moverlos de un sitio para otro.