¿Cómo educar a un gato sordo?

Los gatos que padecen sordera de nacimiento o porque han perdido el sentido del oído en algún momento de su vida, precisan de unos cuidados y atenciones especiales por parte de sus dueños pero, sobre todo, necesitan ser bien educados para que su rutina diaria sea lo más cómoda posible y estén también alejados de ciertos peligros. Hay que destacar que un gato sordo es capaz de hacer una vida casi normal, siempre y cuando seamos capaces de establecerle ciertas rutinas con las que el animal se sienta plenamente familiarizado.

8 claves en la educación de un gato sordo

Una de las cosas que hemos de evitar si tenemos un gato sordo es, por ejemplo, que este salga solo a la calle. Y es que la vida fuera de casa está llena de peligros que podrían afectar seriamente al gato que carece del sentido del oído.

A la hora de establecer una comunicación fluida con nuestra mascota sorda, lo más importante es que los gestos que utilicemos para dirigirnos a él sean siempre los mismos. De esta forma, el animal se acostumbrará a ciertos gestos de nuestro lenguaje corporal, y será capaz de entender todos los mensajes que le transmitimos.

Los gatos sordos agradecen enormemente que les avisemos de nuestra presencia, ya que de lo contrario pueden llevarse grandes sustos al ser incapaces de oírnos. Muchos dueños de gatos sordos recurren a la técnica de la luz que no es, ni más ni menos, que encender y apagar la luz varias veces, para avisar a su mascota de que están ahí.

Otros sin embargo, prefieren dar un golpe en el suelo para que el animal sordo pueda detectar la vibración, y se percate de que sus dueños han llegado a casa.

Aunque no gocen del sentido de la vista los gatos sordos, por lo general, suelen tener muy desarrollados el sentido del olfato y de la vista, precisamente, porque al ser incapaces de oír, ponen todo su empeño en el desarrollo de estos dos sentidos.



Por este motivo, cuando juegues con tu gato sordo puedes hacer uso de algún juguete u objeto que porte luz, como una linterna o un puntero láser, e incitarle a que persiga la luz allá donde la vea.

También se recomienda que los dueños de los gatos sordos traten de usar siempre el mismo perfume o los mismos jabones y cremas corporales, para que el animal consiga tener perfectamente identificado su olor.

Como a la hora de comer no podemos, obviamente, llamar a un gato sordo para que acuda, lo más inteligente que podemos hacer es acercarnos a él con el recipiente de comida y mostrárselo para que nos persiga hasta el lugar en el que deseamos colocarlo.

Los gatos sordos también agradecen que se les den palmaditas en el lomo o en el cuello de vez en cuando, como signo de que estamos cerca de ellos y de que cuentan con nuestro incondicional apoyo y compañía.

Por ello, los veterinarios recomiendan también que los gatos sordos reciban más caricias y arrumacos que los gatos que pueden oír con normalidad, ya que esta es una manera de evitar que se aíslen en su silencioso mundo.

Cuando sepamos que nuestro gato es sordo, y tengamos un diagnostico confirmado, es importante que se lo hagamos saber también al resto de la familia, así como a los amigos o visitantes que vengan a nuestra casa, ya que esta advertencia puede evitar accidentes inesperados con nuestra mascota.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Autor

Carolina Ferreiro

Carolina Ferreiro

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Mi vocación es contar noticias y transmitir información útil y relevante para los demás. En el día a día disfruto con todos los temas que están relacionados con el mundo animal, especialmente con los gatos y sus cuidados.


167 artículos