Cómo cuidar de un gato con diabetes

La diabetes felina es una enfermedad común de los gatos, que si no se diagnostica y se trata a tiempo, podría acabar con la vida de tu mascota de forma prematura. Has de saber que si tu gato ha sido diagnosticado de diabetes felina, tanto si es diabetes tipo 1 como diabetes tipo 2, éste precisará de unos cuidados especiales relativos, sobre todo, a la alimentación. Lo que conseguiremos a través de estos cuidados para gatos con diabetes es minimizar las complicaciones derivadas de esta enfermedad, así como mejorar su calidad de vida.

Entre los principales síntomas que presenta un gato diabético, y los que han de llamar tu atención en caso de que tu mascota pueda tener esta enfermedad, son: falta de apetito muy evidente, pérdida visible de peso corporal, necesidad constante de beber agua, o aumento considerable de las micciones que tu gato hace cada día.

Cuidados de un gato diabético

Cuando sospeches que tu gato puede padecer diabetes, porque has comprobado que presenta alguno de estos síntomas, lo primero que has de hacer es llevarlo a un veterinario. Una vez confirmado el diagnóstico, este especialista le prescribirá una tratamiento a base de insulina, que se encargará principalmente de minimizar las posibles complicaciones que pueda traerle a tu mascota esta enfermedad.

Además de la insulina, los gatos que padecen diabetes han de seguir una rutina de cuidados constantes, entre los que destacan las inyecciones de insulina, la alimentación, y los controles rutinarios de glucosa.

Inyecciones de insulina para gatos diabéticos

En primer lugar, la dosis de insulina vendrá determinada por el veterinario que trate a tu gato, ya que cada animal tiene unas necesidades de insulina concretas en base a su peso. Una vez que se haya establecido el tratamiento, el veterinario irá haciendo controles periódicos de glucosa a tu mascota, y también comprobará si presenta cuerpos cetónicos en la orina.

Alimentación del gato diabético

En cuanto a la dieta para gatos diabéticos, el primer objetivo que ésta deberá cumplir es evitar la obesidad del animal. Y es que se ha demostrado que, en muchas ocasiones, una dieta que consiga que el gato alcance su peso ideal, puede también ayudarle a controlar sus niveles de insulina.

Por todo ello, y como el objetivo prioritario es evitar que el gato tenga sobrepeso, deberás proporcionarle a tu mascota una dieta rica en fibra. Los alimentos con fibra no sólo ayudan a controlar el sobrepeso, sino que también son muy efectivos a la hora de equilibrar la insulina.



En este sentido, en muchas tiendas de mascotas podrás encontrar alimentos de alta gama formulados específicamente para gatos con diabetes, tanto piensos secos como tarrinas de alimento húmedo o patés.

También has de tener en cuenta que los carbohidratos deben tener una escasa presencia en la dieta de tu gato, por lo que no es recomendable darle todos aquellos premios para gatos que contienen una alta dosis de este nutriente.

Muchos veterinarios suelen recomendar la comida húmeda para gatos diabéticos frente al alimento seco o pienso. Esto es debido, fundamentalmente, a que muchas marcas de pienso contienen una alta cantidad de carbohidratos, que no son nada favorables en la dieta del gato diabético.

También está recomendado que los gatos con diabetes sigan una rutina de alimentación diferente cada día. En este sentido, lo mejor que puedes hacer es evitar que tu gato tenga un acceso ilimitado a la comida, y que seas tú mismo quien le administre las tomas que debe ingerir a diario en su comedero, con el objetivo fundamental de prevenir su obesidad y por lo tanto, para mantener también sus niveles de insulina siempre a raya.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Razones por las que tu gato te quiere

Gatitos bebé, los más monos

Fotos de gatitos bebé, una recopilación de los gatos más monos de la red para que no puedas evitar enternecerte. Las mejores fotos de gatos ...