4 causas de la aparición de calvas en los gatos

Si recientemente has comprobado que tu gato tiene calvas en alguna parte de su cuerpo, has de saber que este suele ser un motivo de consulta bastante común a los veterinarios. Y es que, son muchas y diferentes las causas que pueden provocar calvas en los gatos. Te contamos a continuación cuáles son, y qué soluciones existen para cada caso.

Causas de calvas en los gatos

En ocasiones, el primer síntoma que podemos encontrar y que está directamente relacionado con la presencia de calvas en nuestro gato, es la cantidad de pelo que nuestra mascota suele dejar esparcido por el suelo.

Por ello, si has notado que la presencia de pelo en sofás, camas o en el suelo se ha incrementado más de lo habitual, lo más recomendable es que hagas una revisión al cuerpo de tu gato, ya que es probable que puedas encontrar una o más calvas inesperadas.

Hongos o tiña

La presencia de hongos en la piel de los gatos suele ser una de las principales causas de las calvas en su cuerpo. Habitualmente, los hongos aparecen en la cara, las patas delanteras y traseras, así como detrás de las orejas. Además, los hongos provocan una gran sequedad en la piel del gato llegando, incluso, a generar escamas parecidas a la caspa.

Cuando el gato tiene tiña has de llevar especial cuidado y, sobre todo, ponerlo cuanto antes en manos de un veterinario, ya que esta enfermedad de la piel se transmite muy rápidamente a los humanos con cualquier contacto que tengamos con el animal.

Una vez que lo lleves al veterinario, lo más normal es que éste le recete alguna medicación oral para tratar los hongos o la tiña, así como diversos champús, cremas y lociones para mejorar el estado general de su piel.

Parásitos

Además de los hongos, las calvas en los gatos pueden ser también la consecuencia de una infección por parásitos. De hecho, lo más frecuente es que un gato que presenta calvas por todo su cuerpo, esté también infectado por pulgas.



En este sentido, has de estar muy atento porque si tu mascota se muerde constantemente la cola y, además, has comprobado la presencia de calvas en su cuerpo, lo más probable es que tenga pulgas, y que precise de un tratamiento veterinario para poder limpiarse de estos parásitos.

Además de las pulgas, algunos ácaros pueden provocar también sarna a los gatos, una enfermedad cuyo síntoma más frecuente es la aparición de calvas en diversas partes del cuerpo de estos animales.

Estrés

Al igual que nos ocurre a las personas, que en situaciones de estrés y cansancio podemos sufrir alopecia, algo similar les pasa también a los gatos.

Y es que los gatos que están sometidos a altos niveles de estrés, bien por cambios en su rutina, o bien porque viven situaciones de incertidumbre en su hogar, suelen sufrir también la caída de una buena parte de su pelo, dando lugar a antiestéticas calvas.

Hay que aclarar que los gatos que sufren estrés y ansiedad suelen provocarse ellos mismos las calvas, porque una respuesta inmediata a ese estrés que sufren, es lamerse y acicalarse de una forma constante y obsesiva.

Alergias

Algunos gatos alérgicos a ciertos alimentos, a productos veterinarios, medicamentos, o elementos ambientales, pueden también sufrir alguna calva que otra en algún momento de su vida y, sobre todo, cuando esa alergia se acentúa o empeora.

Por ello, los gatos que sufren calvas pero que, sin embargo, no tienen parásitos, hongos, ni padecen estrés, es muy probable que su diagnóstico sea alguna alergia común a algún alimento o agente externo.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Autor

Carolina Ferreiro

Carolina Ferreiro

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Mi vocación es contar noticias y transmitir información útil y relevante para los demás. En el día a día disfruto con todos los temas que están relacionados con el mundo animal, especialmente con los gatos y sus cuidados.


167 artículos