Orígenes del gato siamés

Los gatos siameses son originarios de Asia. De hecho, formaban parte de los funerales de los reyes tailandeses. Se ponían en su féretro, donde había un orificio hecho expresamente para la ocasión de modo que el gato salía por allí, y se creía que el alma del monarca pasaba al gato. Después se llevaba al gato a la coronación del nuevo rey y así pensaban que el antiguo rey estaba presente y trasmitía su sabiduría al nuevo.